Michael Kors quotes

Junio 30, 2017

A la familia, con las novelas de Michael Kors quotes Ágatha Christie que tanto le gustaban al padre de La Lupi encerradas en una jaula de anticuario; con fotografías de bailaoras a las que admira como La Mejorana o Pastora Imperio, esta última protagonista del espectáculo que supuso un antes y un después en su carrera y que se gestó casi de casualidad. Así, por azares del destino le han llegado a La Lupi los mejores lances. Le pasó al inicio de su carrera profesional, con sólo 15 años. Ya había terminado el Conservatorio y se apuntó a un grupo de baile con adultos. Como su energía superaba el afán de sus compañeros, éstos le pidieron que dejara el grupo y su profesora, para motivarla, le propuso buscarle una oportunidad para bailar en hoteles y salas rocieras de la mano de Pilar Carmona. Con ella se subió la primera vez a un escenario y se forjó como artista. «Yo sólo quería bailar y aprender, tal era mi obsesión que esperaba a que Pilar tuviera la menstruación para ocupar su puesto como primera figura», reconoce entre risas.

Allí, Michael Kors quotes en la Taberna de Pepe López, en Torremolinos, compartió noches de juerga flamenca junto a Carrete y otros grandes. Con 17 años El Tano la cogió como pareja de baile y un año más tarde tuvo su oportunidad en Madrid de la mano de Juan Maya Marote y Ángeles Arranz. «Yo estaba muy asustada, todo era nuevo para mí, lo de contemporáneo me sonaba a chino, me llevaba mi libretita y mi boli para que no se me escapara nada, yo era una esponja deseando aprender de todo», apunta. No todo fueron luces, que recuerda La Lupi lo mucho que lloraba cuando no acababan de salirle las cosas, tan lejos de su familia y de todo. Después llegaría su gira con Carmen Mota. Todo lo que ganaba lo reinvertía en clases, pero llegó la crisis de los noventa y seguir en Madrid era insostenible.

Michael Kors quotes Lo cuenta con cierta melancolía mientras enseña algunos de los casi cincuenta pares de zapatos de baile que guarda en su vestidor. Rojos, de purpurina, rosas, blancos, de todos los colores. Ahora sí, pero no siempre, dice: «Yo creo que tengo tantos zapatos porque no pude comprarme mis primeros Gallardo hasta los 19 años». Pero la suerte le llega a quien sabe esperarla trabajando.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.