Michael Kors outlet

abril 20, 2017

Cuando conozcas a una madre recién parida mírala como si estuvieses ante una superwoman… porque lo estás. Dar a luz es agotador y después del parto no tienes tiempo para descansar. Empalmas una noche con otra, siempre tienes cosas que hacer y descansas poco y mal.Si tienes planeado hacer una visita a una madre reciente, avisa con antelación y no estés demasiado rato. Si de verdad quieres ayudar, hazlo con las tareas domésticas o llévale un poco de comida casera para que no pierda tiempo cocinando en lugar de sugerir quedarte con su bebé. Posiblemente agradezca más que le liberes del trabajo  de la casa.Después de dar a luz viene la cuarentena, que es el tiempo que tardan tus bajos en volver más o menos a la normalidad. Durante unos días (o semanas) estarás con algo parecido a una regla y tendrás que llevar unas sexis bragas de papel con unas compresas de tamaño de elefanta. Además tendrás entuertos, que son una especie de contracciones que ayudan a que el útero vuelva a su tamaño normal, menos en el caso del primer parto y más si no es tu primer hijo. Si le sumamos el sujetador erótico festivo y la faja con un velcro que te destroza la ropa, se pega a sí misma y de repente se dobla de manera aleatoria, ¿dan ganas de preñarse ahora mismo, ehhhh?

Hasta pasados cuarenta días no tendrás vía libre para tener relaciones sexuales pero lamento decirte que algunas madres tienen problemas para encontrar su libido, que debe marcharse de viaje. Es bastante más común de lo que crees. Posiblemente necesites mucha paciencia y algo de lubricación extra para ponerte con el tema. Yes you can!Durante una temporada (salvo que seas de otra pasta, pero de esas hay pocas) tendrás que elegir entre dormir cinco minutos más y pintarte el ojo… y habida cuenta lo que duermes generalmente elegirás lo primero. Por otro lado, los bebés son expertos en colgarse de collares y pendientes (y hacer MUCHO daño), de manera que reducirás el momento árbol de Navidad a la mínima expresión.Sin embargo, salir de casa te llevará más tiempo que nunca. Los bebés tienden a hacerse caca/vomitar/dormirse/tener un hambre voraz justo en ese momento en que te disponías a salir por la puerta. Cuando tienes un bebé, Murphy hace horas extras: todo lo que pueda salir mal, saldrá mal.

Hay cosas en tu vida que no valoras hasta que las pierdes. Cuando te conviertes en madre de repente cosas que antes eran para ti insignificantes, de repente se convierten en el no va más, en el top de tus expectativas. Hablamos de cosas como tomarte un café sentada tranquilamente, darte una ducha y estar el tiempo que necesites, y un gran clásico: ir al baño sola. ¡Se acabaron esos momentos de lectura y relax! Así que cuando consigas un baño en el que poder explayarte sin niños alrededor -llorando primero y dándote conversación después- ¡sentirás un gran placer!Los bebés tienen el tracto digestivo muy corto y además se alimentan de leche con lo que, amigos, es bastante normal que cada toma suponga un regalito. Las primeras heces reciben el nombre de ‘meconio’ y son así como petróleo (una gloria, vamos), pero después irán cambiando de color y tenderán más al amarillo. No entramos en más detalles porque te lo decimos desde ya: te convertirás en una experta en colores y texturas. Puede que en el mundo el color del año sea el Marsala, pero ya te decimos que en tu casa se llevará más bien el mostaza.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.