Michael Kors dress

noviembre 15, 2017

El historiador Fernando de Herrera describía así el dantesco paisaje tras la batalla de Lepanto: “La noche sucedió oscurísima y con grande pluvia; parecía el mar ardiendo en llamas un monte de fuego, y en todo el espacio de la batalla se vio teñido en sangre infiel y cristiana”.Michael Kors dress Es célebre la intervención del alcalaíno Don Miguel de Cervantes en el Tercio de la galera Marquesa, en la victoria de Lepanto del 7 de octubre de 1571. Recibió tres heridas por arcabuz, un arma de fuego de la época equiparable al fusil de asalto actual.Sus compañeros relataron después cómo en esa jornada, a pesar de estar enfermo, Cervantes decidió combatir porque más quería morir peleando por Dios y por su rey que no meterse en su cubierta.

La herida más grave se la ocasionaron a nivel de la palma de la mano izquierda, afectando también a parte de la muñeca. “Fue una herida profunda, que no solo dañó la piel y el tejido celular subcutáneo, también a los músculos, a los nervios y fracturó los huesos… Fue una lesión muy seria,Michael Kors dress muy importante, de alta gravedad”, según señala el experto en Traumatología de la UAH, Antonio López Alonso.En 1572, restablecido de las heridas producidas en la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros, fue asignado a la compañía de don Manuel Ponce de León, del Tercio de don Lope de Figueroa, el Tercio de la Armada, que absorbió al de Moncada.

Con él, actuó en la efímera reconquista de Túnez,Michael Kors dress que volvió perderse unos meses después junto con la fortaleza de la Goleta.Don Miguel de Cervantes fue soldado entre 1569 y 1584, y como tal participó en numerosas acciones de guerra, sufrió heridas y padeció un largo cautiverio en África, durante el cual demostró un coraje y una fortaleza de ánimo realmente extraordinarios.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.