iphone 4 Michael Kors

septiembre 7, 2017

Yo no creo que el recorte de gastos en el programa de teleasistencia haya sido la causa de su muerte. El asesino, en este caso y en todos, es el único culpable. Lo que tenemos es que poner los medios suficientes para detectar el riesgo de violencia de forma precoz y para que las personas se puedan acercar a los servicios de manera temprana y que se puedan poner todas las herramientas en marcha. Porque existen muchas herramientas, no solo de cara a evitar una agresión una vez que la víctima ha recibido amenazas, sino también preventivas. Ahí se está trabajando, me consta que desde la Dirección General se están poniendo diferentes mecanismos. También es cierto que los familiares, los amigos, la gente próxima a las mujeres que sufren esta violencia tenemos que estar alerta, porque muchas veces ni se percibe.

Lo que se está poniendo de manifiesto es la brecha que ya existía. La crisis viene muy bien a algunos para justificar determinadas actitudes y formas de gestión que son machistas, pero no creo que haya aumentado la desigualdad. Sí es cierto que hay que cambiar el modelo productivo. Las mujeres somos el 51% de la población, estamos ya mejor formadas que los hombres y es una pena que las empresas no aprovechen esos recursos humanos y que muchas mujeres estén decidiendo no tener hijos por no sacrificar su vida profesional. Esto a la larga va a provocar grandes problemas, incluso a la hora de sostener el propio modelo.Siegel encontró a muchos más como él, por ejemplo, un usuario de Reddit, que se quejaba de que el mecanismo de bloqueo del dispositivo, que debe desactivarse cuando el reloj detecta que está siendo usado, no funcionaba sobre la piel tatuada. “Mi mano no está tatuada y el reloj se desbloqueaba. Una vez lo puse de nuevo en el área que está tatuada con tinta negra, el reloj se bloqueó automáticamente”, escribió este usuario. Al parecer, el problema va más allá: sobre el tatuaje tampoco funcionan las alertas suaves que avisan al usuario de la entrada de nuevos mensajes, y las medidas del ritmo cardiaco son distintas sobre la piel sin tatuar y tatuada.

Algunos de los primeros usuarios del Apple Watch, primer producto nuevo de la empresa californiana en el último lustro, han comenzado a quejarse de su funcionamiento. Casualmente, muchos llevan el brazo tatuado. Entre ellos, Matt Siegel, un periodista de Reuters que se compró el modelo de acero inoxidable con correa negra por algo más de 700 euros para descubrir que el tatuaje que Siegel luce en el brazo izquierdo inutilizaba algunas de las funciones del reloj.Muchos otros usuarios del Apple Watch, que salió a la venta la semana pasada, se encontraron con el mismo problema, creando en redes sociales la etiqueta #TattooGate para airear su frustración.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.