a Michael Kors purse

mayo 6, 2017

Sin embargo, en sus últimas apariciones publicas, Kate parece estar más a gusto con el lujo. Para su visita al centro caritativo Centerpoint a finales de diciembre, el tipo de ocasión en el que siempre prefiere llevar algo barato, eligió un traje de cachemir de Ralph Lauren. Ese mismo mes lució un vistoso collar de piedras preciosas para los premios Sun Military.

Pese a todo, a la editora de The Lady le molesta un poco la insistencia de Kate en ir vestida con ropa económica. “Me gustaría que se atreviera con diseñadores como Michael Kors
 o Jil Sander”. Un príncipe austriaco me comenta con cierto sarcasmo que, en medio de tanta crisis económica, Kate es precisamente lo que necesita este país: “Con sus gustos de clase media, su ropa de Zara y sus zapatos baratos es como una princesa de rebajas”.

Kate es todo un motor para la economía británica. Se calcula que la figura de la duquesa de Cambridge genera unos 1.200 millones de euros anuales.Cada británica se gasta una media de 300 euros al año tratando de copiar su estilo. La venta de medias color carne, como le gustan a ella, han aumentado un 65 por ciento en los grandes almacenes Denhams. Los trajes que ha lucido de las firmas Reiss o Issa se han agotado en pocas horas y la copia de su anillo de compromiso en bisutería ha sido el artículo más vendido en la historia de Mark and Spencer. Las webs dedicadas a identificar cada prenda que lleva se multiplican con el ingenioso título What Kate Wore a la cabeza.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.