Michael Kors mochila
Uncategorized / octubre 23, 2017

Adrià abusa de ciertas coletillas (el muy catalán “¿sí o no?”, “y tal” y su preferida, “para que la gente lo pueda entender”, que aparece hasta cuatro veces en una conversación de 40 minutos). Su cabeza es un volcán a punto de explotar, donde se cruzan cientos de ideas que él apenas es capaz de expresar con palabras. Se esfuerza por explicar algunas de ellas, pero a menudo se da cuenta de que es imposible seguirle y pide perdón como por lo bajo, intentando volver al tema por el que se le preguntó. Resulta difícil saber quién es Ferran Adrià hoy, si aquel cocinero que llegó a ser el más influyente del mundo, cuya incontrolable creatividad inauguró una nueva gastronomía (a él siempre le gustó aquello de “cocina tecnoemocional”), o más bien un emprendedor sediento de nuevos éxitos. Yo soy cocinero. Y a partir de ahí, depende de adónde me lleven mis proyectos. Ya sea a Harvard a dar una conferencia, a Nueva York invitado por el ‘Financial Times’ o aquí a Madrid, donde el próximo 27 de octubre inauguro la exposición ‘Auditando el proceso creativo’ en el Espacio Fundación Telefónica. Todas mis facetas giran en torno a la creatividad….