Michael Kors bradshaw
Uncategorized / mayo 10, 2017

omo dijo Antonio Machado, el camino se hace al andar. Y para pasear por la vida con buen pie, nada mejor que unas buenas botas. Pero, dando una caminata por cualquier gran ciudad descubrimos que los zapatos no sólo sirven para los pies. Decenas de pares de botas cuelgan en los cables de algunas calles malagueñas sin que nadie conozca a ciencia cierta qué hacen ahí. Se han convertido en una imagen habitual mimetizándose con el paisaje urbano hasta tal punto que los viandantes apenas perciben su presencia. Sin embargo, en la Red, lugar de encuentro para todas los misterios posibles de la humanidad, encontramos un buen número de foros que versan sobre esta rareza. Las leyendas urbanas existentes acerca del tema son infinitas. Pasen y vean.Hablar de botas prendidas de un cable significa hablar de Tim Burton y de su película ‘Big Fish’, todo un clásico ya para los buscadores de teorías sobre zapatos colgantes. En la película, con el toque surrealista habitual del cineasta, el protagonista Edward Bloom llegaba a un extraño pueblo con un cable en el centro lleno de zapatos colgados. En el filme, la gente dejaba allí los zapatos para indicar que era el sitio…